lunes, 14 de diciembre de 2015

Los encargos del Marqués

Dentro de los ejemplares de espadas-sables del sistema Puerto-Seguro, tienen especial interés e importante valor histórico los que formaron parte de la primera serie de estos sables, producida en el año 1906, y encargada por el propio Marqués de Puerto-Seguro a la conocida empresa Weyersberg, Kirschbaum und Cie. (WKC), de Solingen, en Alemania. Empresa que, por cierto, aún existe.

Efectivamente, el diseñador de este sistema de armas blancas fue D. Luis de Carvajal, por entonces capitán de Caballería y Marqués de Puerto-Seguro. En espera de su aprobación por parte de las autoridades, el Marqués encargó, de su propio bolsillo, un lote de 1600 unidades a dicha empresa alemana, a fin de que pudiesen ser probadas por algún regimiento de caballería y así agilizar su aprobación. Además, se daba la circunstancia de que D. Luis se había asegurado de patentar su diseño, de forma que parecía estar interesado en controlar la comercialización de estos sables, aunque fuese produciéndolos fuera de España.

Por ello encargó a la WKC no sólo espadas de caballería, sino hasta cuatro modelos diferentes: tropa de caballería, oficial de caballería, oficial general y oficial de infantería. Las más numerosas fueron lógicamente las de tropa de caballería, el "Modelo I", siendo más difíciles de encontrar las variantes de oficial de caballería (marcadas como "Modelo II"), oficiales generales (el "Modelo III"), y las de oficial de infantería (el “Modelo IV”), que eran una pequeña parte del lote.

El hecho es que dicho lote llegó a España en 1906 y, efectivamente, estos sables se utilizaron en las pruebas que llevaron, el año siguiente, a la adopción de este nuevo modelo al compararlo con el modelo por entonces reglamentario (el Modelo 1895 para tropa de institutos montados) y con otros prototipos que se presentaron. Lo que no resultó como esperaba el Sr. Marqués fue que se decidió iniciar la producción en Toledo, en lugar de seguir comprándolos al exterior, aunque hay que advertir que el coste de las espadas de tropa de este lote inicial producido en Solingen se le abonó a Puerto-Seguro, quien a su vez nunca reclamó derechos por sus patentes al Estado español.

Por lo tanto, las espadas supervivientes de ese primer lote son en general una rareza, tanto las de tropa como, en mayor medida, las de oficial. De hecho, aún estoy por ver alguno del "Modelo III", supuestamente destinado a los oficiales generales.

Sable para Oficial de Infantería, "Modelo IV" Puerto-Seguro.
Sirva como muestra de este lote "alemán" el ejemplar que se muestra arriba: es un sable de Oficial de Infantería, del que sería Modelo 1909, producido en Solingen en 1906 por la WKC, como atestigua la marca de la cabeza de un rey junto a la de un caballero armado, y que ostenta en el lomo la referencia a su diseñador: “MODELO IV. PUERTO SEGURO - S -”, correspondiente a los sables de Oficial de Infantería.
  

Detalles de las marcas en la hoja.
El sable es de buena construcción, ligera pero muy sólida, al menos de la misma calidad de los que se hicieron posteriormente en la Fábrica de Toledo con hoja "reglamentaria", y claramente superior a los que se fabricaron en la misma Fábrica con hojas de segunda calidad (conocidas como "comerciales") o por espaderos privados. La hoja, niquelada, tiene la forma clásica “Puerto-Seguro”, con vaceo amplio de caras planas y lomo también plano, salvo cerca de la punta donde aparece un característico canal, siendo la guarnición también conforme al modelo, de cazoleta en chapa de acero y el puño formado por dos cachas de madera de nogal sujetas a la espiga mediante dos pasadores.
  
Otra vista de esta espada-sable
Curiosamente, en los ejemplares de tropa de caballería de este lote las cachas son de celuloide, uno de los primeros materiales plásticos utilizados industrialmente. Posteriormente se adoptó también la madera para estos sables, seguramente debido a la tendencia que presentaba el celuloide a sufrir de grietas con el tiempo, como atestiguan los ejemplares supervivientes.

El sable presentado aquí conserva su vaina, correspondiente al modelo, con una abrazadera, presillas y una anilla. No tiene marcas; las series posteriores, producidas ya en España, suelen mostrar "TOLEDO" cerca del brocal.

Algunos datos métricos: 
  • Longitud hoja: 793 mm
  • Ancho máx. hoja: 22 mm
  • Grosor máx. hoja: 7,4 mm
  • Longitud total: 929 mm
  • Equilibrio: a 128 mm de la guarnición
  • Peso sin vaina: 675 gr

Por último y aunque no sea éste el caso, cabe decir que algunos ejemplares de este primer lote "privado" del Marqués, incluso de los de oficial,  muestran un estado bastante baqueteado, por lo que parecen haber tenido una larga vida en servicio, pudiendo haber participado tanto en la Guerra de África como, posteriormente, en la Civil.

ã Juan José Pérez, 2015

Bibliografía esencial
  • Barceló Rubí, Bernabé. "3 Siglos de Armamento Portátil en España". Autopublicación, 2002.
  • Navarro Serra, Vicente. "Espada-sable Puerto-Seguro. La histórica verdad". Autopublicación, 2008.
  • Toledo, Vicente; Navarro, Vicente; Sala, Lluc. "ESPADAS ESPAÑOLAS MILITARES Y CIVILES, desde el siglo XVI al XX". Autopublicación, 2010.

1 comentario:

  1. Buenos dias tengo un sable del mismo modelo k me gustaria vender mi correo electronico es josemrizocandela@gmail.com si alguien esta interesado en comprarlo estaria agradecido de que se pusira en contacto conmigo

    ResponderEliminar